Ayudas para discapacitados 2017: todo lo que debes saber para recibirlas

Ayudas para discapacitados 2017: todo lo que debes saber para recibirlas

Hay muchas personas discapacitadas que aún no saben que pueden recibir ayudas para discapacitados por parte de las instituciones públicas y debido a su condición. No es necesario que la discapacidad sea de inmovilidad total o visible, ya que, simplemente, pueden acceder a estas ayudas todas las personas que tengan un porcentaje de discapacidad igual o mayor al 33 % diagnosticado y cumplan los requisitos de cada tipo de ayuda. Todas las personas merecen las mismas oportunidades y, por supuesto, los discapacitados deben contar con un poco de ayuda por parte del Estado para poder disfrutar de una buena calidad de vida.

ayudas para discapacitados

¿Qué opciones hay?

Una de las ayudas es la Renta Activa de Inserción (RAI), que es una compensación económica para las personas en situación de necesidad y con dificultades de acceso al mercado laboral.

Esta ayuda está pensada para desempleados que superen los 45 años, emigrantes, víctimas de violencia de género y discapacitados (33 % o más).

El requisito básico, además de pertenecer a uno de los colectivos para los que está planteada esta ayuda, es estar inscrito como demandante de empleo en el INEM. Además, es esencial ser menor de 65 años y no tener ingresos propios superiores a 530,78 € al mes.

La suma de los ingresos mensuales obtenidos por toda la familia y divididos entre el número de personas tampoco puede superar los 530,78 € al mes por miembro de la familia.

Como excepción, tanto los discapacitados como las víctimas de violencia de género podrán pedir esta ayuda un total de tres años consecutivos.

Requisitos concretos para el colectivo de personas con discapacidad igual o superior al 33 %

  1. Cumplir los requisitos básicos de la ayuda.
  2. Tener agotados, en su totalidad, la prestación contributiva o el subsidio por desempleo. El beneficiario no puede estar cobrando el paro u otra ayuda por desempleo.
  3. Tener reconocido y diagnosticado un nivel de discapacidad igual o superior al 33 %.
  4. Estar inscrito sin interrupción en el INEM como demandante de empleo durante un mínimo de 12 meses. Por tanto, hay que tener cuidado, ya que el contador se pone a cero por antigüedad en estas ocasiones:
    • Si ha trabajado 90 días o más en el año anterior a la solicitud
    • Si ha salido al extranjero por cualquier motivo y con cualquier duración.
  5. Durante el mes anterior a la solicitud de la RAI, se debe realizar una búsqueda activa de empleo,

Documentación que hay que presentar para solicitar la ayuda

Estas solicitudes se presentan en las oficinas del servicio público de empleo o por vía telemática, online.

  • Modelo de solicitud oficial: es un impreso en PDF que contendrá, además de la solicitud, la declaración de la renta del solicitante y familiares que convivan con él o estén a su cargo. Junto con eso, se presentarán el impreso de domiciliación bancaria, el compromiso de actividad y la autorización de petición de información a la Agencia Tributaria. Es importante saber si la persona tiene pensión de invalidez no contributiva y qué importe tiene esta. Aquí puedes obtener el impreso de solicitud de la RAI. También puedes consultar las bases para dicha solicitud.
  • Los documentos de identificación, tanto del solicitante como de los miembros de su familia que convivan o estén a su cargo, es decir, los que figuran en la solicitud. El DNI o NIE y libro de familia. También se presentará la documentación necesaria para alegar que tiene como carga hijos mayores de 26 años con incapacidad.
  • Declaración y pruebas de la búsqueda activa de empleo: es un certificado que acredita la búsqueda de un puesto de trabajo.

En el caso de acceder a la ayuda por discapacidad del 33 % o más, deberá aportar un certificado de discapacidad oficial. También es necesario un certificado del Instituto de Mayores y Servicios Sociales y órgano competente. La resolución del INSS (Instituto Nacional de la Seguridad Social), en la que se reconozca al solicitante como pensionista por discapacidad permanente, total o absoluta o gran invalidez. Por último, una resolución del Ministerio de Defensa o Hacienda, en la que se reconozca una pensión de jubilación por incapacidad.

¿Cuál es la cuantía de esta ayuda? ¿Cuánto tiempo dura?

El importe que se recibe depende de cada año, puesto que es el 80 % del IPREM. En 2017, la ayuda RAI asciende a 426 euros mensuales. El pago se lleva a cabo el día 10 de cada mes. La ayuda RAI solo se puede recibir durante un máximo de 11 meses consecutivos.

Por otra parte, solo se puede recibir un máximo de tres veces. En algunos de los colectivos solicitantes de esta ayuda, está permitido recibirla durante tres años consecutivos y en otros no es posible. Cada vez que se solicita es como si fuera la primera vez. Solo en el caso de los discapacitados o víctimas de violencia de género, se podrá recibir la ayuda por 33 meses consecutivos, sin necesidad de estar un año de espera.

Obligaciones y sanciones

Esta subvención tiene unas obligaciones y sanciones bastante tajantes. Si se incumplen las obligaciones estipuladas, se pierde la ayuda de todo el año.

Principalmente, es fundamental renovar religiosamente la demanda de empleo y no dejar de sellar el paro bajo ningún concepto. Un olvido puede significar la pérdida total de la ayuda RAI.

En el caso de que se dejen de reunir los requisitos por incremento de rentas, comienzo de trabajo o causa similar, hay que comunicarlo rápidamente a la oficina de empleo. Cuando se solicita esta ayuda, no se contemplan errores posibles.

Entre otras razones para dejar de cobrar la ayuda, se tendrá en cuenta que el solicitante no trabaje por cuenta propia o ajena por un periodo completo de seis o más meses. Tampoco puede recibir prestaciones por desempleo o subsidio, renta agraria, pensiones, etc.

Es importante destacar que no se cotiza por jubilación mientras se obtiene la ayuda RAI.

Bonificaciones y reducciones en las cuotas de la Seguridad Social para trabajadores con discapacidad

Las personas con discapacidad tienen una serie de subvenciones directas para las empresas que las contraten, además de la bonificación de la Seguridad Social.

A la hora de hacer un contrato indefinido a una persona sin discapacidad, la bonificación general es de 4.500 € por hombres menores de 45 años, 5.700 por hombres mayores de 45 años y 5.350 por mujeres de cualquier edad. Sin embargo, la bonificación general para personas con discapacidad severa es de 5.100 o 6.300, para hombres y dependiendo de su edad; y, para las mujeres, de 5.950.

En cuanto a los contratos de interinidad con desempleados con discapacidad para sustituir a trabajadores con discapacidad: bonificación del 100 % de las cuotas empresariales a la Seguridad Social por todos los conceptos y cuotas de recaudación en conjunto.

Por otro lado, en los contratos para la formación y el aprendizaje, la bonificación del 50 % por contingencias comunes.

La contratación de un trabajador discapacitado por un Centro Especial de Empleo conllevará una bonificación de la totalidad de las cuotas empresariales.

Las personas en calidad de autónomo y con discapacidad del 33 % o más tienen una reducción del 80 % los 6 primeros meses y una bonificación del 50 % en los 54 meses siguientes, al igual que los menores de 35 años.

Centros especiales de empleo

La integración de los trabajadores es algo esencial para que todo el mundo goce de las mismas oportunidades. La gente con discapacidad, en la mayoría de los casos, puede llevar una vida absolutamente normal. A pesar de la elevada tasa de paro, hay que luchar por la integración de estas personas, que pueden valerse por sí mismas. El 63 % de las personas discapacitadas ni tiene ni busca trabajo y eso no puede seguir así.

Por ello, desde 2014, se incrementó la contratación de personas con discapacidad gracias a unos incentivos legales y una mayor concienciación social para apoyar a las personas con estos problemas.

discapacidad ayudas

La creación de los Centros Especiales de Empleo, los cuales tienen una plantilla compuesta por un 70 % de discapacitados, ayudó mucho a la integración laboral de estas personas. En las empresas, la cuota de reserva de puestos para personas discapacitadas es del 2 %, obligatoriamente.

Además de las ayudas económicas como las citadas anteriormente y la reforma de los subsidios, este colectivo tiene muchas más oportunidades que nunca.

Para que un trabajador pueda gozar de estas medidas, es esencial que la Administración reconozca su discapacidad. Este reconocimiento se hace por medio de un proceso individual, en el que el solicitante entrega la documentación necesaria y en regla.

Estos centros de empleo tienen como único objetivo la integración laboral y las ayudas a discapacitados para que estén integrados en la plantilla de la empresa. Hacen una importante labor social en España. Cada centro está especializado en una actividad y, por tanto, hay muchos puestos de trabajo distintos disponibles para estas personas.

Solo queda decir que ser discapacitado no pone fin a tener una buena calidad de vida, sino que, simplemente, implica una vida diferente. Las personas discapacitadas pueden acceder a muchas ayudas y muchos beneficios que ofrecen las Administraciones Públicas para que tengan una total integración social y laboral. Por tanto, es importante informarse bien de todo los beneficios que tienen estas personas discapacitadas.

Deja tu Mensaje