Prestación por Desempleo: Guía para pedir "el Paro" en 2017

Prestación por Desempleo: Guía para pedir “el Paro” en 2017

La prestación por desempleo, más conocida como “el Paro”,es una cobertura social que tienen derecho a percibirla aquellas personas que hayan perdido su empleo de manera involuntaria. El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) es el organismo encargado de abonar esta cantidad y de gestionar los trámites. La cuantía se calcula en función de las cotizaciones que el trabajador haya realizado durante los periodos trabajados, y se trata de una prestación contributiva puesto que incluye la cotización a la Seguridad Social.

Las prestaciones por desempleo deben pagar también el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), por lo que no deben ser confundidas con los subsidios por desempleo, que son ayudas asistenciales no contributivas.

Las cotizaciones a la Seguridad Social cuentan para calcular las pensiones por jubilación, e incluyen las coberturas por incapacidad temporal, asistencia sanitaria, invalidez, muerte y supervivencia, cuidado de menores afectados por enfermedades graves como el cáncer, maternidad o paternidad.

prestación por desempleo

Requisitos para solicitar la prestación por desempleo

Para tener derecho a solicitar una prestación contributiva por desempleo es necesario cumplir con una serie de requisitos que marca el SEPE, y que son los siguientes:

  • Encontrarse en situación legal de desempleo y estar afiliado y en situación de alta en la Seguridad Social en uno de los regímenes que contemple las contingencias por desempleo, como por ejemplo el régimen general.
  • Haber trabajado y cotizado por desempleo un mínimo de 360 días en los seis años anteriores a que se produjera la situación legal de desempleo.
  • Estar inscrito como demandante de empleo y permanecer dado de alta durante todo el período de percepción de dicha prestación contributiva por desempleo.
  • Suscribir el compromiso de actividad y acreditar disponibilidad para la búsqueda activa de empleo.
  • No haber cumplido la edad necesaria para jubilarse.
  • No cobrar una pensión de la Seguridad Social que sea incompatible con el trabajo.
  • No realizar ninguna actividad laboral, ya sea por cuenta propia o por cuenta ajena, a tiempo completo, salvo que dicha actividad laboral sea compatible con algún programa de fomento del empleo.

Derecho de opción

El derecho a percibir una prestación contributiva por desempleo se extingue cuando un trabajador realiza una actividad laboral por cuenta ajena durante, al menos, 360 días. En este caso, se reconoce el derecho a percibir una nueva prestación por desempleo, no habiéndose agotado la prestación anterior.

El trabajador tendrá la opción de elegir, por escrito y en el plazo de diez días a contar desde el reconocimiento de la prestación, entre reanudar el cobro de la prestación anterior por el tiempo que le restaba por cobrar, con las bases, porcentaje y topes que le correspondían, o percibir la nueva prestación contributiva generada a raíz de las nuevas cotizaciones realizadas a la Seguridad Social.

En caso de que el trabajador opte por elegir la prestación inicial, las cotizaciones que generaron la nueva prestación no podrán ser tenidas en cuenta para el reconocimiento de un derecho posterior.

No obstante, en el caso de que el trabajador sea fijo discontinuo, podrá optar también entre reanudar el derecho al cobro de la prestación anterior o solicitar el cobro de una nueva prestación, siempre que acredite haber cotizado un mínimo de 360 días y cumpla el resto de requisitos. En este caso, si elige reanudar el cobro del derecho que tenía interrumpido, las cotizaciones que generaron la nueva prestación sí podrán ser reconocidas para derechos posteriores.

Si el trabajador dispone de un trabajo por cuenta propia que compatibiliza con el cobro de una prestación por desempleo y se produce un cese en esa actividad, en caso de que tuviese derecho a percibir la protección por cese de actividad, podrá elegir entre cobrar dicha protección o reanudar el derecho a prestación suspendida. En caso de que elija reanudar el cobro de la prestación anterior, las cotizaciones que generaron el derecho a prestación por el que no hubiera optado no podrán ser utilizados para el reconocimiento de un derecho posterior.

Obligaciones de las personas perceptoras de una prestación

Las personas que disfruten del derecho a percibir una prestación contributiva por desempleo han de cumplir con una serie de obligaciones marcadas por la ley, que son las siguientes:

  • Aportar las cotizaciones correspondientes a la contingencia por desempleo.
  • Proporcionar al SEPE y a los Servicios Públicos de Empleo la información y documentación necesaria que sea solicitada para el reconocimiento, suspensión, extinción o reanudación del derecho, así como el domicilio o cambio de domicilio, si se produjese, a efectos de comunicación.
  • Aceptar la colocación adecuada que le sea ofrecida por los Servicios Públicos de Empleo o las Agencias Estatales de Colocación y participar en los programas de empleo o las acciones de formación o colaboración social que determinen dichos organismos.
  • Renovar la demanda de empleo en las fechas previstas y comparecer ante los requerimientos de la entidad gestora, así como los servicios públicos de empleo o las agencias de colocación.
  • Solicitar la baja en la percepción de las prestaciones por desempleo cuando se produzcan situaciones de suspensión o extinción o se dejen de reunir los requisitos necesarios para el cobro de las mismas.
  • Reintegrar las prestaciones que hayan sido cobradas de manera indebida.
  • Devolver, en el plazo de cinco días, el justificante de haber comparecido en el lugar y fecha indicados para cubrir una oferta de empleo a los Servicios Públicos de Empleo o las agencias de colocación.
  • Buscar activamente empleo, participar en las acciones de mejora de la empleabilidad que se determinen por los Servicios Públicos de Empleo dentro de un itinerario de inserción y cumplir con las exigencias del compromiso de actividad.

La no participación en las acciones de mejora de la ocupabilidad no conllevará sanción en los primeros 30 días de percepción de la prestación.

Infracciones

Las infracciones pueden ser leves, graves o muy graves. Dependiendo de su gravedad, pueden acarrear una serie de sanciones para las personas perceptoras de la prestación contributiva por desempleo.

Se consideran infracciones leves no comparecer, salvo causa justificada, ante los requerimientos de la entidad gestora, los Servicios Públicos de Empleo o las agencias de colocación, no devolver en el plazo establecido a las entidades anteriormente citadas el justificante de haber comparecido en el lugar y fecha indicados para cubrir una oferta de empleo, no cumplir con las exigencias del compromiso de actividad, no facilitar a los Servicios Públicos de Empleo la documentación requerida para la recepción de comunicaciones y no cumplir con la obligación de permanecer inscrito como demandante de empleo.

Las infracciones graves son no comunicar la baja en las prestaciones por desempleo cuando se produzcan situaciones de suspensión o extinción o se dejen de reunir los requisitos necesarios para la percepción de las mismas, rechazar una oferta de empleo adecuada salvo causa justificada y negarse a participar en las acciones de formación, los programas de empleo e inserción profesional y demás iniciativas ofrecidas por los Servicios Públicos de Empleo.

Por su parte, son consideradas infracciones muy graves actuar de manera fraudulenta para percibir prestaciones por desempleo de manera indebida, o prolongar su disfrute mediante la aportación de datos falsos, compatibilizar la prestación con el trabajo por cuenta propia o ajena, salvo en caso de trabajo a tiempo parcial o que estén legalmente reconocidos según la normativa vigente y la connivencia con el empresario para la percepción indebida de dicha prestación.

Sanciones

Las sanciones aplicables a las infracciones cometidas también están establecidas en función de la gravedad de las mismas.

Las sanciones para infracciones leves contemplan la pérdida de un mes de prestación para la primera ocasión en que se produce la infracción, tres meses para la segunda, seis meses para la tercera y la extinción del derecho a percibir la prestación cuando se comete por cuarta vez una infracción de carácter leve, teniendo en cuenta que estas escalas se aplican cuando entre la comisión de una infracción leve y la anterior no hayan transcurrido más de los 365 días.

De la misma manera se aplican las sanciones para las infracciones consideradas graves, que son de tres meses de pérdida de la prestación para la primera infracción, seis meses para la segunda ocasión en la que se produce, y la extinción del derecho a percibir la prestación cuando se comete una infracción de este tipo por tercera vez. En este caso, cuando se haya percibido indebidamente la prestación por no haber comunicado la baja al producirse situaciones de suspensión o extinción, o por no cumplir los requisitos necesarios para su disfrute, la sanción aplicable será la extinción del derecho a la prestación.

Para las infracciones consideradas muy graves, la sanción será la extinción del derecho a la prestación. Además, se podrá excluir del derecho a percibir cualquier tipo de prestación económica durante un año.

Duración y cuantía de las prestaciones por desempleo

La duración de una prestación por desempleo se calcula en función de las cotizaciones realizadas en los últimos seis años que no hayan sido tenidas en cuenta para una prestación anterior. En caso de haber trabajado a tiempo parcial, cada día trabajado se cuenta como un día cotizado.

Va desde los cuatro meses hasta los dos años, teniendo en cuenta los datos que aparecen a continuación:

  • De 360 a 539 días cotizados -> 120 días de prestación.
  • De 540 a 719 -> 180 días de prestación.
  • De 720 a 899 -> 240 días de prestación.
  • De 900 a 1.079 ->300 días de prestación.
  • De 1.080 a 1.259 ->360 días de prestación.
  • De 1.260 a 1.439 ->420 días de prestación.
  • De 1.440 a 1.619 ->480 días de prestación.
  • De 1.620 a 1.799 -> 540 días de prestación.
  • De 1.800 a 1.979 -> 600 días de prestación.
  • De 1.980 a 2.159 -> 660 días de prestación.
  • Desde 2.160 ->720 días de prestación.

Por su parte, la cuantía a percibir depende de las bases de cotización a la Seguridad Social por contingencias profesionales y se calcula a partir de los últimos 180 días. El importe diario a percibir es el 70% de la base reguladora, que es la que se saca del promedio de las bases de cotización efectuadas durante el plazo anteriormente mencionado. Este porcentaje se aplica durante los 180 primeros días de percepción de la prestación por desempleo. Posteriormente, el porcentaje diario pasa a ser del 50%.

Los importes no pueden superar el tope máximo establecido por la ley, que se sitúa dependiendo de si se tienen hijos a cargo, ni tampoco ser inferiores al mínimo legal. En 2017, la cuantía mínima legal sin hijos a cargo es de 497 euros, y con uno o más hijos, 664,74. Por su parte, la máxima cantidad que se puede percibir sin hijos a cargo es de 1.087,20 euros, con un hijo, 1.242,52, y con dos o más hijos a cargo, 1.397,84 euros.

Documentación necesaria para solicitar una prestación

Para poder solicitar una prestación contributiva por desempleo es necesario estar dado de alta como demandante de empleo. Además, hay que presentar relleno un modelo de solicitud que está disponible en cualquier oficina del SEPE, los documentos identificativos del solicitante y los hijos que tiene a su cargo, cualquier extracto bancario en el que aparezca el número de cuenta en el que se desea percibir la prestación y el solicitante sea titular, el libro de familia, y los certificados de empresa en las que se haya trabajado en los últimos seis meses o cualquier otro documento acreditativo que fuese requerido por la entidad gestora.

¿Cuándo, dónde y cómo se tramita la prestación contributiva por desempleo?

La solicitud para percibir una prestación por desempleo hay que presentarla en los 15 días hábiles siguientes al último día trabajado. En caso de que la empresa haya abonado al trabajador las vacaciones por no haberlas disfrutado con anterioridad al cese, se contarán esos 15 días a partir del último en el que el trabajador haya estado disfrutando de las mencionadas vacaciones.

La solicitud de una prestación por desempleo se puede presentar de varias maneras:

 

Asimismo, este organismo pone a disposición del ciudadano un teléfono de atención (901 119 999) a través del cual se pueden llevar a cabo algunos trámites, como la comunicación de baja por suspensión o extinción.

Deja tu Mensaje