Consejos para no perder el Paro - Guía Práctica

Consejos para no perder el Paro – Guía Práctica

Ser despedido es uno de los tragos más complicados que un trabajador puede experimentar a lo largo de toda su carrera profesional. No solamente se verá afectado por la decisión que sus superiores han tenido que tomar, sino que también deberá hacer frente a una nueva situación económica y un periodo de incertidumbre, durante el cual no sabrá exactamente qué le va a deparar el futuro.

Si el trabajador desempleado en cuestión ha estado cotizando durante el tiempo suficiente, podrá acceder al cobro del paro. Este subsidio por desempleo es de una inestimable ayuda, pues permite a la persona contar con un margen para poder encontrar un nuevo empleo y hacer frente a los pagos cotidianos. Es un beneficio para los trabajadores del que no todos los países del mundo pueden presumir.

Pero que el trabajador que ha sido despedido pueda percibir esta ayuda económica no significa que tenga un derecho, sin más. Este subsidio también conlleva una serie de obligaciones por parte de la persona que lo percibe. Por ello, se debe cumplir una serie de pautas que no lleve a la pérdida de este derecho por culpa del propio trabajador.

consejos no perder paro

Principales consejos para no perder el paro

Sellar la tarjeta

del paro en las fechas establecidas. Sin duda, es el primer consejo y uno de los más importantes. La persona receptora de este subsidio no debe olvidar el día establecido para sellar su tarjeta. Por ello, es de vital importancia que lo señale en su calendario o establezca una alerta en su teléfono móvil. Para realizar dicho sellado, se puede optar por acercarse a una de las oficinas de empleo o llevar a cabo a través del servicio online disponible. En el caso de que la persona olvide la fecha, hará frente a una terrible consecuencia: la pérdida de un mes de paro. Además, en ayudas como PAE, RAI o Prepara se puede llegar a perder la prestación. Es un asunto realmente delicado, por lo que no debe pasarse por alto.

Comunicar una salida al extranjero.

Si una persona está desempleada, puede salir sin problemas al extranjero. Simplemente, tendrá que seguir una serie de pautas, según el tipo de salida que vaya a llevar a cabo.

  • Se pueden realizar viajes de hasta 15 días naturales al año sin necesidad de especificar el motivo: Estos días pueden repartirse en distintos momentos del año (por ejemplo, seis días en febrero y nueve en agosto). En estos casos, al tratarse de una salida corta al extranjero, se puede seguir cobrando el paro, sin necesidad de tener que paralizarlo.
  • Viajes superiores a 15 días y hasta 90: La persona puede salir al extranjero sin necesidad de justificar el motivo. Se debe pedir autorización previa a los Servicios de Empleo correspondientes. En estos supuestos, la prestación por desempleo se paralizará hasta que se produzca la vuelta al país del propio interesado. Por ello, la persona debe ser consciente de que dejará de contar con ese dinero por un tiempo.
  • Viajes de hasta un año de duración, pero no superiores a 365 días: En este caso, la persona puede viajar al extranjero para trabajar en el país de destino, realizar cursos de formación que mejoren su currículo o realizar actividades de cooperación internacional. A la vuelta, se debe justificar adecuadamente el caso correspondiente, para poder reactivar el paro. Si la salida ha sido superior a un año, no se podrá reactivar la prestación.

Estar pendiente de los avisos que se reciben a través de los diferentes sistemas de comunicación personal.

Los Servicios de Empleo pueden ponerse en contacto a través de mensaje al teléfono móvil o mediante correo postal, entre otros medios. Los motivos son realmente variados. Pueden, simplemente, tener un carácter informativo o estar relacionados con obligar a la persona a participar en un proceso de selección. Por ello, se debe estar atento para responder a las informaciones, ya sean estas de tipo informativo u obligatorio. No hacerlo puede conllevar sanciones.

Tener los datos de contacto actualizados.

Como se comentaba en el punto anterior, los Servicios de Empleo pueden intentar ponerse en contacto con la persona beneficiaria del subsidio, por lo que esta persona debe estar localizable en todo momento. A pesar de haber cambiado de domicilio o número de teléfono y no haber recibido la información correspondiente, a efectos legales, se dará por notificada, ya que se deberían haber comunicado los cambios.

Comunicar el inicio en un nuevo trabajo.

La prestación por desempleo se recibe, precisamente, por no contar con un empleo. En el caso de que se vaya a comenzar a trabajar nuevamente, se debe comunicar adecuadamente a los Servicios de Empleo. Si, por el cruce de información con la Seguridad Social y Hacienda, descubren que la persona en cuestión no ha avisado correctamente dicho cambio, puede tener que hacer frente a una serie de sanciones. Hay algunos trabajos que permiten seguir cobrando un subsidio reducido. Un ejemplo de ello son los trabajos a tiempo parcial. Estos trabajos también deben ser comunicados con suficiente antelación.

perder paro

No ocultar informaciones y mentir en algunos de los datos.

El subsidio por desempleo (paro) y las ayudas extraordinarias (PAE, RAI, PREPARA) se dan a la persona desempleada para hacer frente a la ausencia de una renta. Si esa persona está percibiendo ingresos que no han sido debidamente justificados, puede tener que llegar a pagar aquellos cobros que ha recibido de manera indebida. Pasará lo mismo en el caso de que dicha persona haya falseado los datos para poder recibir la prestación e, incluso, podrá dejar de percibir cualquier tipo de ayuda durante el periodo de un año.

Cuando se solicita el subsidio por desempleo, autorizamos  al SEPE a que confirme datos con diversas administraciones públicas (TGSS, Hacienda,INSS, etc).  Si los datos no coinciden, se iniciará un procedimiento de revisión que puede derivar en sanciones. Si se falsean datos fraudulentamente para obtener la prestación, se perderá la ayuda e incluso el derecho a recibir otras prestaciones económicas durante un período de un año.

Muchos de los subsidios o ayudas asistenciales tienen en cuenta la renta de la unidad familiar. Se ha de informar ante cualquier cambio en dicha rente, por ejemplo, si un hijo que convive en la familia ha empezado a trabajar. También se ha de informar acerca de cualquier ingreso extraordinario.

Respeta los plazos

Existen plazos para pedir las ayudas, presentar documentación, alegaciones, etc.  Si se acaba el plazo para presentar dichos trámites, perderás tu derecho. Si tienes dudas sobre los plazos, consulta a tu oficina de empleo pidiendo cita previa o comunicándose por vía telefónica con el SEPE.

Como se puede interpretar de la lectura de los anteriores consejos, percibir el subsidio por desempleo es un derecho, pero también supone una obligación. Es un asunto que debe tratarse adecuadamente, conforme a la seriedad que implica. Por ello, la persona beneficiaria de dicha ayuda económica debe cumplir las pautas que se le exigen. No hay que caer en errores tontos o descuidos que puedan perjudicar al desempleado y afectar a su sustento económico.

Deja tu Mensaje