La importancia de renovar el DARDE

La importancia de renovar el DARDE

Una vez que un trabajador se registra como demandante de empleo, el DARDE pasa a ser un documento muy importante en su vida porque es aquel en el que figura la fecha de renovación de la demanda. Renovar el DARDE es el equivalente de lo que antaño era sellar el paro. Es obligación del titular procurar que las renovaciones se realicen en los días señalados, porque, de lo contrario, será sancionado (en el mejor de los casos, con un mes sin cobrar la prestación).

importancia renovar darde

Hay que tener claro que el DARDE es el texto legal en el que se reconoce el tiempo de antigüedad que tiene el demandante. Si la renovación no se hace cuando corresponde, el demandante tendrá que volver a darse de alta y, si por ejemplo, tenía dos años de antigüedad acumulada, al día siguiente de volverse a registrar, su antigüedad será de tan solo 1 día.

El DARDE es la tarjeta en la que se reconoce al titular como demandante de empleo, que es emitida de forma automática por el servicio autonómico de empleo que corresponda; por poner solo algunos ejemplos, en el País Vasco sería Lanbide, en Castilla y León Ecyl y en la Comunidad Valenciana SERVEF. En Ceuta y Melilla lo sigue expidiendo el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), el antiguo INEM.

No obstante, todos los DARDE de las distintas comunidades autónomas contienen la misma información. Lo más importante, sin lugar a dudas, es la fecha de renovación. Y, por supuesto, lo que se recomienda es buscar algún sistema para recordar que hay que realizar ese trámite. El afectado podría imprimirlo y dejarlo en un lugar en el que esté siempre a la vista, aunque seguramente, en la actualidad, lo mejor sea apuntar la fecha en la agenda del móvil, a poder ser con una alarma, que avise al interesado con dos o tres días de anticipación.

La renovación puede realizarse en las propias oficinas de los servicios públicos de empleo autonómicos, aunque, actualmente, es posible hacerlo por Internet desde casa o desde cualquier otro lugar en el que el usuario pueda acceder a una conexión a la red. Es mucho más cómodo, ya que a la oficina de empleo solo se puede acudir en horario de 9 a 14 horas y, por supuesto, hay que hacer cola.

Sin embargo, desde su ordenador o su tableta, el trabajador desempleado puede renovar la demanda las 24 horas del día, en el momento que le venga mejor, sin esperar colas de ningún tipo. Por cierto, aunque oficialmente no se reconoce, el sistema da un día de margen por si a alguien se le pasa hacer la renovación el día señalado. Es decir, que si un demandante de empleo tiene que hacer el trámite el 18 de agosto y lo hace el 19 de agosto, la renovación se daría por buena. Lo único que se exige es hacerlo desde algún punto del territorio nacional, porque en caso de intentarlo desde el extranjero podrían aparecer problemas con la IP. No obstante, si alguien sabe que el día de la renovación no va a estar en España, puede dejar encargado el trámite a una persona de su confianza para que con su número de DNI y clave de acceso, pueda realizar la operación de renovación del DARDE.
importancia renovar darde

¿Qué datos encontramos en el DARDE?

Datos personales

El número de identificación personal, que se corresponde con el DNI o el NIE para los extranjeros, el nombre y los apellidos y, habitualmente, la dirección postal. Si estando dado de alta como demandante de empleo se produce un cambio de domicilio, es obligado comunicarlo a la oficina de empleo, máxime si se está cobrando una prestación o un subsidio. No hacerlo puede acarrear serios problemas.

Estado de la demanda de empleo

En este apartado constará si el trabajador está dado de alta como demandante, si se encuentra en suspensión o si se le ha dado de baja del sistema.

Si hay intermediación

Los DARDE de Asturias, La Rioja y Madrid aclaran si hay intermediación, es decir, si el Servicio Público de Empleo realiza labores de mediación entre el mercado laboral y el demandante, haciéndole llegar ofertas para que pueda ser incluido en los procesos de selección o en los cursos de formación. Lo normal es que haya intermediación salvo en casos de baja médica o por maternidad, porque en esas situaciones los afectados no pueden recibir ofertas.

Fecha de inscripción (la antigüedad de la demanda)

Es la que se tiene en cuenta para conocer el tiempo que el demandante lleva en el paro. Tiene mucha importancia a la hora de solicitar ayudas como desempleado de larga duración, porque no es lo mismo estar 5 años sin trabajo que un día, y un olvido puede hacer que se pierda toda antigüedad porque a quien se le da de baja, al volverse a registrar como demandante de empleo, se le asigna de antigüedad la fecha del día en el que se tramita la nueva alta.

Fecha de renovación

A este dato hay que estar muy atento. Si se pasa la fecha de renovación mientras se está cobrando prestación o subsidio se producirá una sanción que consistirá quedarse un mes sin cobrar. En caso de reincidencia se puede perder la totalidad de la prestación o de la ayuda. No obstante, el consejo es que si a alguien se le pasa la fecha, que no se quede quieto, que actúe cuanto antes poniéndose en contacto con el servicio público de empleo correspondiente.

Datos de la oficina de empleo del demandante

Tiene que aparecer cuál es la oficina que le corresponde al titular de la tarjeta del paro o DARDE y la dirección postal de la misma. En algunos casos figuran el teléfono y el correo electrónico.

Datos de la última renovación

La fecha y la hora a la que se ha procedido a formalizar la última renovación. Cuando se hace por Internet, aparecen en el DARDE corregido que se genera de forma automática e inmediata.

Códigos para la renovación a través de internet

En algunas comunidades, el mismo DARDE incorpora una clave de acceso. La recomendación es que todas las renovaciones se realicen por Internet, porque resulta mucho más cómodo. Aquí tienes más información.

Advertencias al titular de la tarjeta

Informa de que si el día señalado para la renovación no es hábil, el trámite se tendrá que hacer al día siguiente, así como de las graves consecuencias en forma de sanción que tendría no renovar la demanda en la fecha señalada.

importancia renovar darde

Renovar siempre

Cuando en las clases de Economía que se dan en las facultades se habla de los parados desanimados, los alumnos suelen sorprenderse mucho, pero es una categoría real de personas, que siempre ha existido, y más a partir de 2008 con la crisis sistémica que se ha padecido en todo el mundo. Este concepto hace referencia a las personas que llevan mucho tiempo sin empleo, algunas 5 o más años, que un buen día deciden no renovar la demanda porque creen que hacerlo no les aporta nada. Semejante actitud supone un importante error, porque para los parados de larga duración existen algunas ayudas que solo se pueden cobrar si el DARDE está al día. Y estar al día es renovarlo siempre en la fecha indicada, porque si alguien que lleve 5 años sin trabajar decidiera en un momento dado no renovar su demanda, perdería el derecho a esas ayudas ya que, al darse de alta nuevamente, la fecha que constaría en la tarjeta sería la del día en el que volvió a registrarse. La consecuencia final sería que no podría acceder a las ayudas RAI, PREPARA y PAE, porque siendo de facto un parado de larga duración, al no renovar la demanda en un momento dado, legalmente perdería esa condición.

La verdad es que renovar el DARDE es un trámite muy sencillo que por Internet se puede realizar en apenas un minuto y que resulta de mucha utilidad, incluso, cuando no se cobra ningún tipo de prestación o subsidio. Y es que para acceder a los cursos de formación de formación para desempleados es requisito insoslayable tener la tarjeta del paro renovada en tiempo y forma.

Además, quienes quieran ser tenidos en cuenta cuando los servicios públicos de empleo gestionen las ofertas de las que disponen, deben tener claro que también para este menester es indispensable tener la demanda en regla y convenientemente renovada.

También es indispensable para poder acogerse a los descuentos para parados que ofrecen distintas entidades públicas o empresas privadas, porque es precisamente el DARDE el único documento que puede acreditar legalmente que una persona se halla en la situación legal de desempleado. Por ilustrar con unos sencillos ejemplos, hay que decir que si un determinado ayuntamiento ofrece descuentos en el transporte público o en el uso de las piscinas municipales, los aspirantes a beneficiarios únicamente pueden acreditar su situación legal de desempleados a través del DARDE: no existe ninguna otra vía para hacerlo.

En definitiva, lo que le debe quedar claro a todo desempleado es que mientras esté sin trabajo, el DARDE será uno de sus principales aliados. Por lo tanto, lo inteligente es mantenerlo al día y renovado. Es la mejor manera de evitar problemas y de hacer valer derechos.

Deja tu Mensaje