La Tarjeta Sanitaria Europea: te explicamos cómo solicitarla

La Tarjeta Sanitaria Europea: te explicamos cómo solicitarla

El verano es la estación por excelencia de los viajes. La mayor parte de los trabajadores disfruta de sus vacaciones en esta época y aprovecha para visitar otros lugares o, simplemente, desplazarse a alguna zona turística para descansar. Pero también son muchos los que escogen como destino Europa y, en tal caso, resulta imprescindible tener una buena cobertura sanitaria por lo que pueda suceder. Justamente para ello se creó la tarjeta sanitaria europea.

 

¿Qué es la tarjeta sanitaria europea?

Se trata, sencillamente, de un documento que permite a su titular recibir las prestaciones médicas que necesite durante su permanencia temporal en cualquier país del Espacio Económico Europeo o Suiza. Es intransferible y hay que precisar que siempre funciona de acuerdo con la legislación del país en cuestión. Este punto es muy importante y requiere detenerse en él. Cada nación tiene sus propias leyes sanitarias, de tal manera que unos servicios médicos cubiertos en España por la Seguridad Social pueden ser de pago en otro lugar. Y ello, lógicamente, es igual para los nativos que para los visitantes procedentes de España. En consecuencia, los gastos o franquicias que estos últimos generen allí tendrán que pagarlos y no les serán reembolsados al regresar a nuestro país. Para evitarlo, habría que suscribir un seguro de viaje.

No se trata de un sustitutivo del seguro de viaje, en tanto no cubre asistencia médica privada ni el vuelo de regreso a España. No es válida cuando se viaja expresamente para recibir un tratamiento y, además, cuando se recibe asistencia médica, no garantiza la gratuidad de la misma: si, en la nación de destino, sus ciudadanos tienen que pagarla, el viajero tendrá que hacer lo propio. Por último, la tarjeta tampoco es el medio adecuado para garantizarse la sanidad cuando el traslado a otro país es como residente definitivo en este último. Para tales casos, hay que realizar otro tipo de solicitud a la Seguridad Social (mediante el formulario S1).

 

​Países en que la tarjeta sanitaria europea es válida

El documento tiene validez en las naciones que conforman la Unión Europea, actualmente 28: Austria, Bulgaria, Bélgica, Chipre, Croacia, República Checa, Eslovaquia, Dinamarca, Estonia, Eslovenia, Francia, Finlandia, Hungría, Grecia, Italia, Irlanda, Lituania, Letonia, Malta, Luxemburgo, Polonia, Países Bajos, Reino Unido, Portugal, Suecia, Rumanía y, por supuesto, España. Además, también están incluidos los países del Espacio Económico Europeo (Noruega, Liechtenstein e Islandia) y, finalmente, Suiza.

 

Dónde se solicita y periodo de validez

La tarjeta sanitaria europea tiene un periodo de validez de dos años, desde el momento en que se emite (la fecha de caducidad viene indicada en ella), siempre que se sigan cumpliendo los requisitos que permitieron su obtención y que se resumen en dos: el viaje no es expresamente para recibir tratamiento médico y se siguen dando las circunstancias personales que dieron lugar a su obtención. Dicho de otra forma, el citado plazo de validez tiene excepciones:

  • Si se trata de extranjeros residentes, el documento caduca cuando lo hace el permiso de residencia.
  • Si el solicitante es beneficiario de algún tipo de prestación por desempleo o subsidio, la tarjeta caduca en el mismo momento en que se extingue la mencionada prestación.
  • Finalmente, si quien la pide es una persona sin recursos, el plazo de validez es de 90 días.

Un caso especial y digno de hacer un paréntesis es el de los menores que viajen al extranjero. Si lo hacen con sus padres, no hay problema, pero si se trasladan solos (como ocurre en muchos casos con alumnos de cursos de idiomas que se imparten en verano), tienen que pedir la tarjeta a través de la cobertura que poseen sus progenitores. En cuanto a las formas de solicitarla, hay que hacerlo a través, lógicamente, de la Seguridad Social. No obstante, esta ofrece tres vías en función de las circunstancias de quien la pide:

  • En los Centros de Información del propio organismo (o CAISS) de manera presencial: es la obligatoria para quienes pertenecen a uno de los siguientes colectivos: personas que la solicitan por primera vez; perceptores de pensiones no contributivas o de prestaciones por desempleo y sus respectivos beneficiarios; trabajadores con contrato temporal o dados de alta en el censo de toreros y artistas y, finalmente, quienes tienen reconocida la sanidad por carecer de recursos económicos. El motivo no es otro que deben aportar documentación y para ello tienen que personarse en las oficinas.

Para hacerlo, el interesado debe pedir cita previa e ir el día y hora que le han señalado (puede encontrarse el listado de oficinas y teléfonos del CAISS en este enlace). Una vez solicitada, la tarjeta sanitaria europea es enviada al domicilio del peticionario y tarda unos diez días en llegar. No obstante, en el mismo momento de pedirla, se le entrega un Certificado Provisional Sustitutorio (o CPS) que, durante 30 días, tiene idéntica validez que la tarjeta.

Podría interesarte:   La importancia de renovar el DARDE

tarjeta sanitaria europea

  • A través de Internet: quienes no se encuentren en los casos anteriores (es decir, ya la hayan pedido anteriormente o quieran renovarla), pueden solicitarla a través de la sede electrónica de la Seguridad Social. Una vez hayan entrado en ella, tienen que ir al enlace “Registrarse” o en “Acceder” (en caso de ya estar registrados o poseer la CLAVE). De este modo, tan solo es necesario cubrir un formulario con los datos personales. Para hacerlo, no se exige certificado digital y la tarjeta llegará, igualmente, a casa del solicitante en unos diez días. Así mismo, en la web puede descargarse e imprimirse en el momento el Certificado Provisional a que antes nos referíamos.
  • Por teléfono: este medio es válido tan solo para quienes se hallen en el caso anterior pues los incluidos en el primero tienen que personarse obligatoriamente en el CAISS. Para hacerlo, basta llamar al número de atención de la Seguridad Social (901 16 65 65) y facilitar los datos que el operador pida. Igualmente, el documento llegará a casa del solicitante en el plazo ya señalado de 10 días.

Como puede apreciarse, es sencillo conseguir la Tarjeta sanitaria europea, un papel fundamental para viajar a cualquier país del Espacio Económico pues sin ella se pierde el derecho a recibir atención médica en caso de accidente o enfermedad. Por tanto, en esta época de desplazamientos, es lo primero que debe hacerse, antes de buscar hoteles u otro tipo de alojamientos. No obstante, y con todo, hay otros aspectos de la tarjeta que es necesario conocer para tenerlos en cuenta.

 

tarjeta sanitaria europea

​¿Cómo funciona la tarjeta sanitaria europea?

La tarjeta sanitaria europea está pensada para estancias que no superen los tres meses. Sin embargo, las autoridades son laxas en cuanto a ello pues, en determinados casos, se prolongan los plazos. Así ocurre, por ejemplo, en el de los estudiantes que cursan títulos oficiales en otro país o en el de los trabajadores que se encuentran destinados en otra nación por una empresa española. Una vez ha caducado, basta renovarla por los mismos medios que se citaban para pedirla. Eso sí, es recomendable hacerlo con tiempos suficiente antes de que expire (presencialmente, unos treinta días, online, aproximadamente sesenta).

Respecto a los servicios que la tarjeta permite recibir, está incluida cualquier intervención sanitaria urgente. Precisando un poco más, cubre la asistencia médica de urgencia tanto por enfermedad sobrevenida como por accidente. Más aún, también da derecho a ser asistido en caso de agravamiento de una dolencia previa e incluso asistencia al parto.

Quien esté de visita en el país vecino y necesite asistencia médica, tendrá que abonar todo ello. Y, como decíamos antes, no le será reembolsado a su regreso a España.

Importante es, igualmente, saber qué hacer en caso de hallarse en el extranjero y perder la tarjeta sanitaria europea. En tal caso, el viajero debe ponerse en contacto con el Instituto Nacional de la Seguridad Social, bien por fax, bien por correo electrónico o por teléfono (901 16 65 65) para solicitar de nuevo el Certificado Provisional al que antes se ha hecho referencia. Con este documento, tendrá, igual que con el perdido, derecho a recibir asistencia médica en caso de necesitarla.

Finalmente, y con carácter general, la tarjeta sanitaria europea se solicita en las oficinas de la CAISS, aunque, en determinadas circunstancias, puede pedirse a través de Internet e incluso por vía telefónica. En todos ellos, tarda en llegar al domicilio de quien la ha pedido unos diez días pero, mientras tanto, se emite un certificado Provisional Sustitutorio que tiene la misma validez que aquella. Por último, la tarjeta debe renovarse pasados 2 años, pero tiene una validez efectiva máxima de 3 meses, con la excepción de trabajadores destinados en el extranjero y estudiantes que cursen enseñanzas oficiales.

No está de más, por último, hacer una precisión respecto al Reino Unido a causa del conocido “Brexit”. Actualmente, sigue teniendo plena validez la tarjeta sanitaria europea. No obstante, para quien tenga pensada una estancia más larga en Reino Unido, es recomendable que realice el alta en el National Healthcare System (Sistema de Salud Nacional de Reino Unido) para así poder disponer además de un médico de primaria.

Deja tu Mensaje